El arte de la intervención 

Partiendo del post de  La intervención del entrenador o “Feedback” . Voy a puntualizar dos momentos particulares de la intervención de los entrenadores.  

TÓPICO 1 DE FEEDBACK

A partir de algunas observaciones a entrenadores, se podía notar que las intervenciones de estos eran acciones a realizar, por ejemplo: “Picá con mano izquierda” “Penetra” “Mirá al aro” “Tirá” “postura para defender” “Dale, volve a defender” “Seguí” “Ataca”… y algunas otras del mismo estilo. ¿Qué es lo que se observaba después de estas intervenciones? Jugadores que “picaban con izquierda” “Penetraban” “Miraban al aro” “Tiraban” , etc.

(Lo que continúa acá es una opinión particular, desde un punto de vista, que  a mi me funciona) Si bien el jugador realiza la acción que el entrenador le indica, considero que ese jugador no está comprendiendo  del todo el “para qué” de esa acción, simplemente puede ser que esté repitiendo una orden. Lo interesante a pensar es ¿Qué busca el entrenador con esas intervenciones?¿Que el jugador aprenda o solo ejecute la acción correcta?¿Qué diferencias hay entre estas? Que una está orientada a la formación del jugador en términos de proceso, y la otra responde a una cuestión situacional del momento qué haría rendir mejor a su equipo.  

Podemos pensar qué sucede con el ego del entrenador al ver que su jugador al que él entrena no realiza una acción correcta, y a partir de ahí pensar si esa intervención es para dejarse contento como entrenador o si es para acompañar al jugador en su crecimiento.

Otra mirada sobre esta situación es, si en los entrenamientos se trabajan todas estas cuestiones, ¿no deberían los jugadores tener incorporado este conocimiento?¿Qué pasa cuando lo trabajado en las prácticas no es aplicado en el partido?¿Cómo hacemos con nuestras intervenciones para darle valor a lo practicado en los entrenamientos?

Desde mi lugar pienso que, para que esto empiece a suceder y que los jugadores comiencen a encontrar sus propias herramientas de juego, las cuales les fueron dadas, tiene que aparecer la pregunta. Una pregunta que oriente al jugador, a que salga de él la respuesta, acompañar a los jugadores con preguntas que los mueva de la zona de confort llamada:  “El entrenador tiene el saber”. La intervención desde la pregunta desarma lugares del saber estereotipados.

Veamos por ejemplo:

Modelo acción: “Pica con mano izquierda” – “Penetra” – “Mira al aro” – “Tira” – “postura para defender” “Dale, volve a defender” – “Seguí” – “Ataca”

Modelo pregunta: “¿Con qué mano estabas picando?¿Con cuál te conviene picar?¿Y en la próxima que vayas por ahí con qué mano vas a picar?” – “¿Qué podrías hacer?¿Si tu defensor no te estaba defiendo qué podías hacer? ¿Te convenía tirar o penetrar en esa situación? “ – “¿Cuando apenas recibis la pelota qué tenes qué hacer?¿A donde tenes que mirar cuando recibis?” – “Si tu defensor ya estaba lejos tuyo¿Qué podías hacer? ¿Qué te convenía hacer en esa situación penetrar o tirar? ¿Por qué?” – “Fulanito ¿Cómo tenes que estar en defensa?, Si estás defendiendo ¿cuál es la postura?¿Y cómo estabas recién?” … etc etc.

Como entrenador empecé a aplicar este estilo de intervenciones y me lleve muchas sorpresas, y siempre una respuesta. A veces me llevaba respuestas que no me esperaba y me hacían ver una situación de juego de otra manera, otras veces las respuestas eran las esperadas. Es cierto que es difícil cambiar el estilo de intervenciones porque suelen ser automáticas algunas. Lo importante es de a poco ir modificando,en la medida que uno quiera, el estilo de intervenciones. Podemos tomar la analogía de que: No es lo mismo hacerle la tarea a un chico, que acompañarlo mientras hace la tarea. El método de la pregunta genera en los jugadores movimiento “intelectual” , ellos son sus propios proveedores de herramientas y respuestas para distintas situaciones de juego.

Eso si, nosotros como entrenadores debemos encargarnos de que en los entrenamientos reciban la mayor cantidad de herramientas, modos de resolver situaciones, técnica individual para que ellos puedan luego aplicarla.

TÓPICO 2 DEL FEEDBACK.

Imaginemos una situación: Entrenamiento de lanzamiento, bandeja de izquierda y derecha. Pasa un jugador y  realiza bien los dos pasos pero termina tirando abajo del aro, y la pelota pega en la parte de abajo del aro.  Una posible intervención sería: “Estuvieron bien hecho los primeros pasos, pero fíjate que la rodilla no subió y por eso te fuiste para adelante, seguí intentándolo qué venís bien”. ¿Qué les parece? ¿Cómo creen que el jugador recibe este mensaje? Pareciera que el método “Sandwich” está aplicado en la intervención del entrenador, qué le remarca la parte “buena” – “mala” – “buena”.  ¿Por qué crees qué la palabra “pero” está subrayada?

Acá nos adentramos en la idea de este post. Qué pasaría si cambiamos ese “pero” por una “y”. Veámoslo: “Estuvo bien hecho los primeros pasos, y fíjate que la rodilla no subió y por eso te fuiste para adelante, seguí intentándolo qué venís bien”.

¿Notan alguna diferencia? ¿Creen que el mensaje impactaría de distinta manera en el jugador haciendo este cambio de palabras?.  Esta postura es solo una mirada de la situación, no es una verdad absoluta, ni una respuesta correcta, solo es una manera distinta de intervenir.  A lo que me refiero con el cambio del “y” por el “pero” es que en nuestras intervenciones necesitamos integrar los dos momentos del movimiento el “bueno y malo”. Pareciera que el pero taparía la parte previa. Cómo si cayera sobre la parte positiva del mensaje.

Esta idea de integrar dos “polos” como lo bueno y lo malo, nace a partir de la noción que cuando existe una contradicción (como la existencia de dos partes) en una situación es necesaria la integración de ambas para generar un movimiento que nos lleve a un nuevo aprendizaje, si seguimos separando, nuestros jugadores van a empezar a considerar solo una parte de la intervención. Es necesario articular, unir, y entender que uno de los polos existe gracias a qué otro existe. (bien hecho – mal hecho) Si en nuestras intervenciones empezamos a darle 2 intervenciones que aporten, en vez de 1. Ya estamos generando jugadores más críticos, pensantes, y a partir de esto empezamos a generar tolerancia al error, donde el error no está marcado como “el que viene a molestar” o “tapa lo bueno” . Sino que empezamos a incluir al error para generar un aprendizaje nuevo, y luego no repetir la misma acción.  Si nuestras intervenciones están más orientadas al error no miramos el proceso, con este modo del “y” tratamos de que todo lo que pasa en una acción es material para aprender, nada queda afuera.

Con este detalle de palabras, también empezamos a generar en los jugadores la posibilidad de articular conocimientos nuevos, que a futuro puede ser muy fructífero, cuando se quiera explicar una situación de juego con varios detalles, y tengan la posibilidad de relacionar distintos momentos del juego.

Algunos ejemplos:

-Bien tirado, pero la mano izquierda no acompañó el movimiento / Bien tirado, y ademas podes agregarle la mano izquierda que acompañe

-Estuvo bien esa penetración, pero fíjate que tenías un compañero solo para pasársela / Estuvo bien esa penetración, y también tenías un compañero solo por si necesitabas pasarla.

-Me gusta cómo haces el entrepiernas, pero le agregaría una salida mas rápida / Me gusta cómo haces el entrepiernas, y le agregaría una salida mas rápida.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s