¿Cómo deben abordar el entrenamiento nuestros jugadores?

Todos los entrenadores sabemos que las sesiones de entrenamiento son los momentos claves de nuestra tarea. Para los jugadores, aunque muchas veces no les guste, se da la misma situación: las prácticas serán las que les permitan alcanzar sus objetivos y los del equipo. Ahora bien, nuestros jugadores, ¿Saben de qué manera tomarse estos momentos cruciales? ¿Cómo deben abodarlos y como no? y ¿De qué manera pueden cambiar su estado al óptimo? Preguntas claves, sobre todo en las categorías de formación, donde muchas veces el tiempo de práctica escasea y el poder aprovechar el tiempo de la mejor manera posible es imperativo.

Para lograr todo esto, podemos pensar en 3 situaciones diferentes en las que podemos presentarnos en los entrenamientos o en el juego, las cuales nos ayudarán o nos dificultarán cumplir con dichos objetivos.

Para ejemplificar los diferentes estados, utilizaremos una puntuación del 1 al 10 sobre nuestra condición actual, pensando como si fuera un velocímetro que mide dicha cuestión, podríamos señalar:

La zona de NO mejora (del 1 al 4)

Esta situación no permite que podamos aprender o mejorar, hasta incluso atenta contra ello. Se caracteriza por falta de concentración, motivación y energía, además de una actitud negativa para el entrenamiento y para con los demás compañeros.

 1

 

La zona de Estabilidad (del 5 al 7)

Aquí las condiciones mejoran con respecto a la anterior pero no lo suficiente como para generar la mejora deseada, sin embargo, no pareciera haber riesgos para retroceder tampoco, aunque mantenerse en esta zona durante mucho tiempo puede generar cuestiones negativas. Se caracteriza por querer cumplir mínimamente con lo deseado, se pone solamente el esfuerzo necesario, la concentración es esporádica y no hay niveles elevados de motivación y energía.

2 

 

La zona de mejora y crecimiento (del 7 al 10)

Aquí nos encontramos en la zona ideal para cumplir con nuestro objetivo, existe concentración, motivación y energía. Se lleva a cabo todo al máximo de las capacidades y se está receptivo a los errores, a aprender de ellos y continuar mejorando.

3 

 

Estas divisiones no son exactas, pero marcan la manera en la que debemos abordar los entrenamientos y juegos. Es comprensible que, en algunos días, un jugador o entrenador no se encuentre en el estado deseado, ya sea por cansancio, problemas personales, o lo que fuere. Para ello, es importante tener en cuenta algunos puntos que pueden ser útiles para pasar de un estado a otro:

  • Pensar o hacer algo que genere sentimientos positivos.
  • Observar a otro jugador o entrenador que está en el estado que te gustaría estar, inspirate en él.
  • Recordar como fue tu mejor estado, y qué hiciste o pensaste ese día para sentirte así.
  • Hablar del estado en el que estas con un jugador o entrenador y pensar estrategias para mejorarlo.

Esta simple idea de puntuar como se siente un jugador puede ayudarnos a establecer en nuestro equipo una buena noción de como se encuentran nuestros jugadores e incluso nosotros mismos. De manera de poder levantar la puntuación mediante las diferentes estrategias o, si me encuentro en un estado positivo, poder ayudar a elevar la de los demás.

Si te gustó este artículo y la página, y te gustaría ayudarme a mantenerla podes invitarme un café en este link 

Muchas gracias por visitar esta entrada y la página, hasta la próxima!

Marcos Emilio (@CoachMeBasket)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s