El ahora, la prioridad antes que el mañana.

Desde el primer día que uno comienza como entrenador, la mayoría de nosotros tiene una visión, se ve en el horizonte vistiendo de saco y corbata, en un equipo profesional, ganando el campeonato luego de un tiempo muerto magistral y una salida bien ejecutada, la gente enloquece y los jugadores no llevan sobre sus hombros. El cooler de Gatorade que se derrama sobre nuestros hombros, es señal de que hemos logrado nuestro sueño. Contrato por mucho dinero, reconocimiento y muchas otras cosas más.

 

Es importante saber hacia adonde vamos, de manera de poder direccionar nuestros pasos en el sentido correcto aunque, muchas veces, esto también puede nublar nuestro juicio.

 

Las metas a largo plazo son necesarias y muchas veces útiles, sin embargo deben ser algo que tengamos presente de vez en cuando,  no todos los días. Digo esto porque si en nuestra mente está la imagen del principio y estamos dirigiendo un equipo U15, la imagen mental y la realidad de ese momento no concuerdan, entonces es probable que el resultado de este choque, no sea el ideal.

 

Desde mi humilde opinión, esto puede suceder por un error en la forma en la que pensamos el futuro.

Posiblemente en algún momento nos hicimos alguna de estas preguntas:

¿cuánto falta para llegar allí? ¿A quien le tengo que mostrar que estoy capacitado? ¿dónde esta la puerta para acceder?

 

Estas preguntas, nos llevan a pensar en el lugar ocupado en el momento como algo breve y transitorio hacia el verdadero objetivo, en el cual solamente tenemos que exhibirnos para ser descubiertos.

 

Como mencionaba antes, tener objetivos a largo plazo es fundamental para saber hacia donde dirigir nuestros esfuerzos,  siempre y cuando sepamos que cada paso, cada día y cada experiencia debemos exprimirla y tomarla con responsabilidad, ya que los aprendizajes que recolectemos de estas, serán los realmente valiosos en el camino que vendrá.  Además, poder dar nuestra mejor versión en cada instancia de nuestra carrera y aportar para mejorar las instituciones, equipos e individuos con los que trabajemos debe ser prioridad antes de asuntos vinculados al futuro.

 

Si reemplazamos las preguntas anteriores, podríamos pensar en:

¿Qué puedo hacer hoy para acercarme a mis metas futuras? ¿Cómo mi lugar de hoy puede ayudarme a construir mi mejor versión como entrenador? ¿Qué puedo hacer y/o aprender hoy que me servirá para el futuro?

 

Para lograr las metas se necesita experiencia, aprendizaje, crecimiento. Varias cuestiones que recolectaremos en el camino, no cuando ya estemos en la llegada. .

 

Por último, la capacidad de inmersión en la tarea y responsabilidades de hoy, hará de un mejor profesional hoy y mañana. Lo mas importante en este momento son los U15 y nuestra responsabilidad para hacer de ellos mejores jugadores de Básquet y sobre todo mejores personas. Luego serán los U17, los U19, la primera local y quien sabe que más.

Si te gustó este artículo y la página, y te gustaría ayudarme a mantenerla podes invitarme un café en este link 

Marcos Emilio (@CoachMeBasket)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s