¿Cómo transmitir el mensaje?

En los post anteriores hablaba de la filosofía y de la claridad que hay que tener en cómo encaramos la competencia, el rival, el desarrollo y las victorias y derrotas. Una vez que esta parte está establecida es importante pensar en cómo comunicaremos esto a nuestros dirigidos.

Si hablamos de comunicación en seguida se nos viene a la mente el viejo esquema de nuestros años escolares donde el emisor daba un mensaje y ese mensaje llegaba al receptor. Aunque en cierto punto puede mostrar cómo se da la comunicación, debemos pensar en todos los elementos faltantes en él. Por ejemplo, en la siguiente imagen veremos a un entrenador dando un mensaje a uno de sus jugadores:

VanDellenAction

Observando la imagen podríamos imaginarnos que el entrenador está indicándole al jugador algo  que va a pasar apenas vuelva a la cancha y cómo debe desenvolverse en esa acción. En un mundo ideal (o muy simple) este mensaje podría ser interpretado por el receptor exactamente como el emisor espera.

Ahora, claramente hay dos factores claves que no están contemplados en esta interacción. El primero es la comunicación no verbal (gestos y lenguaje corporal) y el segundo son las emociones de ambos participantes

Volviendo a analizar al entrenador podemos ver los ojos bien abiertos, la mirada directa y el gesto de la mano muestran que es de suma importancia el mensaje. Es imperativo que el jugador lo entienda y lo ejecute a la perfección, no debe fallar. ¿El entrenador estará confiado en que su mensaje está siendo exitoso?

¿Qué pasaría si ese jugador al que le está hablando es el base del equipo y viene de tomar 3 malas decisiones seguidas en ofensiva? ¿Bastará con sólo hablar y los tres gestos antes mencionados?

Probablemente si el Coach sólo se limita a enviar el mensaje sin ningún reparo, algo se pierda en el camino. La comunicación no verbal indica que el mensaje es importante y eso es claro pero deberíamos tener en cuenta a quien se lo enviamos, empatizar con él y seleccionar el mejor modo de comunicarse.

A pesar de que es muy claro que todos somos distintos y obviamente nuestra atención, reacción y “disponibilidad” para recibir un mensaje en una situación de tensión seguramente sea distinta, debemos llegar a conocer a nuestros dirigidos para poder ser eficientes en ese momento.

Algo importante para tener en cuenta es que algunas personas cuando estamos en una situación de tensión donde sabemos que hemos fallado, no queremos escuchar lo que nosotros ya sabemos “estás haciendo mal esto y lo otro, nos estás perjudicando, etc”, a este grupo podríamos llamarlo “los de la comprensión” (que necesitan de ella). Es sencillo, la autocrítica que pueden llegar a hacerse más un autoestima fluctuante hacen que en su conversación interna los errores que tienen constantemente estén presentes, por ello, si el otro le repite lo mismo que está en su cabeza o parecido, se va a ver saturado y sus canales de comunicación (como varias cuestiones cuando nos sentimos amenazados) se van a cerrar.  Por eso al hablar con este grupo debemos empatizar con ellos, reducir la magnitud de la situación primero, quitarle algo de importancia o ayudar a “dejar pasar” el error rápidamente para enfocarse en lo que viene. El método sándwich generalmente es bueno para estos casos, este consiste en dar un concepto positivo primero, luego introducir la corrección o el llamado de atención que queremos y luego finalizamos con otra cuestión positiva. Por ejemplo: “En los últimos 3 ataques la decisión que ibas a tomar era la correcta, fallaste en la ejecución porque te adelantaste a la acción de tu compañero, tené paciencia, protege el balón hasta que aparezca la opción que buscamos y ahí metes el pase. No pasa nada, el próximo ataque lo vas a hacer mejor”. La segunda cuestión que ayuda en estos casos es hacer algún contacto corporal para ganar atención y denotar confianza. Aplicándolo en el lugar correcto y con la presión  correcta, el contacto puede ayudar a liberar una hormona llamada oxitocina, la cual genera una sensación de confianza e inhibe parcialmente los efectos de otra hormona llamada cortisol (la hormona del estrés). Incluso se han conducido estudios al respecto sobre cómo el contacto corporal entre los miembros de un equipo podía llegar a influir en los resultados; personalmente, creo que ayuda en las relaciones entre los miembros del equipo y eso impulsa poder generar algún resultado.

Por otro lado, también existe un grupo que se encuentra “en la vereda opuesta” del anterior. Los cuales se alimentan de los llamados de atención o los retos para impulsarse, aumentar su concentración y redoblar el esfuerzo. Llamémoslos “los de la reacción” (que necesitan de ella). Estos apoyados en una autoestima más estable que el grupo anterior y un fuerte orgullo reciben el llamado de atención como un indicador de que deben aumentar su performance. Personalmente creo que con este grupo existe una delgada línea entre que realmente se capte el mensaje del entrenador y el jugador intente ponerlo en práctica, o que sólo escuche los elevados tonos de voz e interprete nuestro lenguaje corporal y salga a la cancha a ser el doble de intenso y con el doble de entrega pero con el doble de riesgo de cometer más errores.  Sin embargo, como dije antes, existen tantas reacciones diferentes como existen personas.

El desafío es que como entrenadores sepamos en cuál de estos grupos puede estar el jugador con el que estamos comunicándonos  y lograr hablar, gesticular, hacer contacto físico y mostrar la emoción adecuada para que dicho mensaje llegue a destino. Y por sobre todas las cosas el desafío mayor es el de poder brindar el mismo mensaje a dos personas de grupos distintos.

Esto no sólo se aplica en una situación de juego, en el día a día es clave. Imaginen en un entrenamiento donde hay un jugador que no está logrando lo que nosotros proponemos en un ejercicio, ¿cómo lo corregiremos? ¿Es de “los de la reacción” o es de “los de la comprensión”?. La comunicación la tendremos en todo momento de la temporada y debemos estar atentos a ella.

Por último la comunicación no verbal merece un párrafo aparte, no sólo en las comunicaciones directas sino en todas las situaciones. Nuestro lenguaje corporal puede aliviar, potenciar, estimular o disminuir a nuestros jugadores. Debemos tener presente que en todo momento y sobre todo en situaciones críticas estamos siendo observados por todos, y nuestra comunicación no verbal influye sobre los demás. He aquí un ejemplo, pongámonos en la piel de un jugador y estamos en el último cuarto de un partido importante, tuvimos un error y miramos al banco y vemos alguna de estas 4 imágenes:

Sin título

Claramente cada una expresa emociones distintas y proyectará reacciones diversas en nuestros dirigidos. Es clave que controlemos y sepamos utilizar el lenguaje corporal.

Por eso debemos ser cuidadosos al pronunciar nuestro mensaje, en qué decimos y en cómo lo hacemos y obviamente, en nuestro lenguaje corporal. Tener en cuenta todas estas cosas y varias más hará que el mensaje sea más poderoso y eficiente. Claro que al principio puede parecer un arduo trabajo el cambiar la forma de comunicarse. Pero la práctica hace al maestro.

Y por sobre todas las cosas, y esto me parece lo más importante, el interés y preocupación sincera, además de la claridad en lo que queremos transmitir hará más fácil y más fuerte la comunicación. Tener toda esta cantidad de cosas presente es importante y pueden ponerse en práctica fácilmente, pero lo que hará la diferencia será lo genuino, lo que salga de nuestra esencia como persona y, obviamente, como entrenador.

Si te gustó este artículo y la página, y te gustaría ayudarme a mantenerla podes invitarme un café en este link 

Marcos Emilio (@CoachMeBasketball)

Anuncios

3 Replies to “¿Cómo transmitir el mensaje?”

  1. Hola Marquitos, esta muy bueno este tema para seguir profundizándolo ya que es un aspecto fundamental manejar como entrenadores, el poder transmitir un mensaje no solo para que nuestros jugadores hagan lo que queremos, sino también para que ellos realmente crean en lo que están haciendo.
    Creo que aquello que acerca la distancia entre el mensaje del entrenador hacia “los de la reacción” o “los de la comprensión” y/o entre estos dos grupos, es el conocerse primero como persona (historia de vida, cuestiones y gustos personales, estados de ánimo, etc.,). Creo, que cuanto más conozcamos personalmente a nuestros jugadores, ellos a nosotros y entre ellos, más abiertos van a estar los diferentes canales de comunicación en cuánto a la captación, interpretación y ejecución del mensaje.
    Como bien dijiste en el artículo “existen tantas reacciones diferentes como existen personas”, por eso creo que cuanto más podamos conocer primero a nuestros jugadores como personas y luego como jugadores, mejor vamos a poder lograr el cómo y cuándo enviar un mensaje.

    De más está decir que aquello que expresas en varios pasajes de la nota están muy buenos y que seguramente la experiencia como entrenador vaya haciendo que el dar un mensaje sea cada vez más efectivo, no sólo en el cómo uno va a dar el mensaje según cada jugador, sino también en los momentos y las formas que consideremos más adecuadas para darlo.

    Muy buen blog Marquitos, nos vemos en el club.
    Gustavo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por el comentario gusty! Es claro que la relación personal con cada uno hace más fácil la comunicación. Igualmente también el aprendizaje más grande de como comunicarse te lo da la experiencia y el ensayo y error que se encuentra en ella. El desafío está en poder detectar rápidamente las características de las personas para poder comunicarse eficientemente, mientras más rápido lo hagamos se aprovechará más, sobre todo en aquellos procesos más cortos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s